El precio del suelo seguirá subiendo en 2022

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que el suelo es un cuello de botella. Esta es la frase más repetida entre los diferentes players que configuran el espectro inmobiliario, especialmente aquellos que se dedican a la promoción de viviendas. El poco stock de suelo finalista, la burocracia y su alto precio complican en muchos casos que España pueda producir nueva vivienda de obra nueva, que a su vez causa un mayor sobrecalentamiento del mercado de obra nueva. El alto precio del suelo es algo que repercute directamente sobre el coste final de venta de una vivienda de obra nueva. Los promotores compran y promueven suelo en base a su precio de adquisición.

En 2021, en España, se transaccionaron 34,8 millones de metros cuadrados, por un valor de 4.300 millones de euros. Los metros cuadrados comprados son un 75% superiores a los del año 2020, mientras la inversión destinada casi duplica la del año del estallido de la pandemia; según el «I Informe Living», elaborado por la consultora inmobiliaria CBRE. Este suelo en gestión ya no cuenta con un riesgo de planeamiento, el cual no están dispuestos a asumir ninguno de los players del sector. Sin embargo, su tramitación es lenta y burocrática.

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que sobre cómo evolucionará el precio de la materia prima del sector inmobiliario; Miriam Goicoechea, associate director of research de CBRE, lo tiene claro: «Esperamos una tendencia al alza de los precios en 2022, en concreto en las principales ciudades, en el casco urbano y en las zonas prime«. A este respecto; Samuel Población, director nacional de residencial y suelo de la consultora, añade: «Los grandes propietarios de suelo que necesitaban vender y ganar liquidez ya lo han hecho, por lo que lo que se transaccione a partir de ahora tiene que cumplir con el precio que deseen».