La inversión institucional en Agribusiness en España

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que el sector agroalimentario escala posiciones. A ojos inversores, el universo agrícola se vuelve una oportunidad de inversión atractiva y real, también para aquellos con mayor capital. En España, según CBRE, la inversión institucional en Agribusiness mantiene la tendencia positiva, con un aumento interanual del 20% en 2022, hasta los 1.000 millones de euros. En 2023, la previsión es superar los 2.000 millones.

En esta demanda, crece el interés por las fincas rústicas desde 2017, con 400.000 unidades de media transaccionadas en los últimos seis años. En el primer semestre de 2023, las unidades transaccionadas se elevan hasta las 234.000, de las que el 43% tuvieron lugar en Castilla y León, Andalucía y Castilla-La Mancha.

En los últimos años, la profesionalización del sector ha sido clave para facilitar la entrada de inversores institucionales. El interés que despierta este ámbito en la comunidad inversora se basa en sus atractivas rentabilidades y en la posibilidad que brinda a los inversores de desarrollar portfolios diversificados, lo cual minimiza la volatilidad y reduce el ratio riesgo/retorno de sus carteras.

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que «se espera que el interés inversor continúe al alza en España debido a las atractivas rentabilidades que ofrece, el incremento de precios de la tierra productiva con agua y la posibilidad que brinda de desarrollar portfolios diversificados (minimizando la volatilidad y reduciendo el riesgo)», apunta Manuel Valadas de Albuquerque, líder de Agribusiness para el sur de Europa (España, Portugal e Italia) en la firma.