Las cláusulas Covid del alquiler triunfan entre las empresas

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que desde la Federación Nacional de Agencias Inmobiliarias (FAI) lo achacan a una cuestión de oferta y demanda, y a la propia naturaleza de los inmuebles. «Los propietarios de viviendas prefieren no poner cláusulas que les condicionen, y más teniendo en cuenta el desequilibrio que hay entre oferta y la demanda. Sin embargo, en el caso de las oficinas y negocios no existe un desequilibrio a favor de oferta. Además, el mercado es más complejo, hay diversidad en la tipología de activos y los contratos están más encorsetados», dice Jose María Alfaro, coordinar general de FAI.

Un reciente informe de KPMG también constata la brecha entre particulares y empresas. La consultora cifra en un 75% los contratos con cláusulas Covid que se firmaron en el ámbito empresarial después de la pandemia. «Ya son habituales en todos los contratos entre profesionales; es decir, en instituciones financieras, promotoras, fondos de inversión, constructoras e incluso pymes, pero no en la esfera particular», explica Pelayo Oraa, socio responsable del área Fiscal de KPMG Abogados.

En Inmobiliaria Becerril de la Sierra sabemos que el informe de KPMG sostiene que en el 100% de los contratos llave en mano -compraventa, construcción o arrendamiento- se han incluido cláusulas Covid que prevén una ampliación de los plazos por el mismo número de días en los que dure la emergencia sanitaria. Además, en el 100% de los contratos que se incluye una cláusula por fuerza mayor contemplan la pandemia y las emergencias sanitarias como dicha causa.